Claves experienciales del éxito y el descanso

Acostumbro cada verano a invertir una parte de mi tiempo, además de en un descanso bien merecido, en la lectura no sólo de libros que reconforten mi ocio sino también mi inspiración y autoliderazgo.

Realmente me considero muy afortunada, porque casi siempre cuento con algún ejemplar que con mucho cariño me ha regalado algún amigo u amiga durante el año.

De verdad, es un ejercicio personal que recomiendo. Hacer una breve revisión sobre el pasado inmediato, sin quedarte atrapado allí y con un pie ya puesto en el futuro. Ese futuro que quiero para mí y los míos a la vuelta del verano.

A modo de reflexión, compartir con vosotros que esto me ayuda a conectar con todo lo bueno que he ido viviendo y que muchas veces el día a día no me ha dejado disfrutar.

Y que además contribuye a cerrar capítulos abiertos, esos que evitan que demos un salto mágico hacia las vacaciones.

Quizás  lo compararía con ese último capítulo de un libro de aventuras, acción o cualquier otro género que os “engancha” donde recreas con placer y cierras ese libro de tu saga. O si preferís y sois amantes de las series televisivas, también lo podéis comparar con el último episodio de la temporada.

Y diréis, ¿para qué? Pues para:

  • Mejorar mi eficacia y autoconocimiento personal
  • Ser aún más consciente de mis logros y el camino recorrido
  • Darme cuenta del alto precio de la estrategia de la insatisfacción que acompaña al éxito, pues cuando ya lo hemos conseguido nos volvemos a sentir al comienzo del camino (esto nos pasa a algunos…)
  • Aprender a manejar esa energía que llevo dentro que me impulsa a vivir en la excelencia y que, muchas veces me juega malas pasadas, y me envía al casillero de la exigencia conmigo misma y con los demás
  • Reconocer aún más activamente a todas y cada una de las personas que me apoyan en mi día a día
  • Estar en ese fino equilibrio conmigo misma, mis valores y prioridades. Dado que muchas veces, los objetivos no nos los ponemos únicamente nosotros, sino que las empresas, clientes, familia, amigos y entorno también tienen algo que decir al respecto. Eso sí, los valores, el cómo y los límites si son una elección personal

Puede parecer apabullante, si bien es una pequeña inversión para un gran resultado: nosotros y nuestro compromiso vital.

Para ser la mejor versión de uno mismo, tú mejor yo. 

Y además estar en nuestro mejor yo: en equilibrio con nuestras propias emociones y compartirlo con los demás cada día.


Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s